El Buen Ateo, el Mal Ateo y el Ateo Pendejo

Símbolo de la religión del ateísmo

Aun cuando no soy ateo, siempre he respetado a los del primer tipo. Respeto a aquellos cuya decisión de serlo fué hecha por propia convicción y bajo el libre albedrío y aplicando, como se supone debe ser, su propio criterio.

Lamentablemente los del segundo, y mas abundantemente, los del tercer tipo se cuentan por millones, en especial en internet, dándole muy mala reputación a esta forma de pensamiento.

El Buen Ateo, el Mal Ateo y el Ateo Pendejo
El Buen Ateo, el Mal Ateo y el Ateo Pendejo

Otros artículos que te pueden interesar

Acerca del Autor: Leslie J. Mc Curdy

Venezolano que decidió buscar su destino mas allá del Ávila, los bellos paisajes, las misses hermosas y los cuentos chinos. "Ubi Bene Ibi Patria".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *