En las filas del desempleo en Puerto Rico

En las filas del desempleo en Puerto Rico

Desde hace algún tiempo, la empresa de telecomunicaciones donde trabajaba venía haciendo unos movimientos internos bastante sospechosos a nivel de su negocio, es decir, dejaban pasar oportunidades para adquirir nuevos clientes, mucho de la parte operativa comenzó a ser trasladado a la sede de Estados Unidos y una cantidad importante de clientes comenzó a cancelar sus servicios con la compañía para irse con la competencia sin que la empresa mostrara el mayor interés en retener o recuperar dichos clientes ofreciéndoles un mejor contrato o servicio.

La empresa donde trabajaba simplemente quería abandonar su negocio en la isla, o al menos por su forma de proceder, así lo demostraba. Era ya un rumor de pasillo que algo no andaba bien y que el barco estaba haciendo agua. De vez en cuando a manera de broma “casi en serio” les soltaba la pregunta a mis ex-compañeros ¿llegamos a Diciembre? a lo que ellos me sonreían medio en broma y medio en serio con la respuesta “no se sabe”.

Pues las circunstancias me respondieron la pregunta. A principios de Noviembre de este año cuando todos los empleados del departamento recibimos un email de parte de la contratista invitándonos a una reunión obligatoria al final de la tarde enfatizando claramente el no presentarse a trabajar al día siguiente sin antes presentarnos a dicha reunión. Ya se imaginarán el motivo de dicha reunión.

Para ser sincero, esto no fue una sorpresa ni para mi ni para mis ex-compañeros. Nuestro empleo en esa compañía se había convertido en una “crónica de una muerte anunciada”.

Al final, luego de que nos confirmaran la noticia de nuestro despido y ya fuera de la oficina, antes de que cada quien siguiera su camino, hice por una última vez la pregunta ¿llegamos a Diciembre? la respuesta al unísono, incluyéndome, fue un rotundo no y luego nos reímos.

No se que me depara el futuro pero si se que fue el fin de una etapa, y tal vez en cierta forma era necesario. Por ahora seguimos en el ruedo y con la frente en alto. Gracias a esta empresa por estos 10 años de experiencia, sigan ustedes su camino que to seguiré el mio.

Otros artículos recomendados

Autor: Leslie J. Mc Curdy

Venezolano que decidió buscar su destino mas allá del Ávila, los bellos paisajes, las misses hermosas y los cuentos chinos. "Ubi Bene Ibi Patria".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *