Reunión del Partido Independentista de Puerto Rico en la Playa de Ocean Park

Reunión del Partido Independentista de Puerto Rico en la Playa de Ocean Park, San Juan.

La semana pasada se celebraron los días de la independencia de mis dos países. El 4 de Julio se celebró la independencia de los Estados Unidos y el 5 de Julio se celebró la de Venezuela.

Desde hace algunos años mi visión sobre estos Días de la Independencia ha variado en algo.

A veces me pregunto, ¿cómo sería Venezuela si aún fuese colonia española? ¿tendríamos la ciudadanía española? ¿cobraríamos en Euros? ¿cómo estaría la situación económica en el país? ¿habría cerros y malandros? ¿hablaríamos distinto? ¿sería mejor o peor?

No soy nacionalista y no me gusta andar exhibiéndome como venezolano vistiendo una camisa o gorra de la bandera como si fuese algún logro.

Quiero a mi país y seré venezolano donde sea, pero tengo la necesidad de decírselo a todo el mundo. Al final a nadie le interesa saberlo y creo que al emigrar hay que integrarse lo mas posible con el nuevo entorno, sin perder la esencia propia claro está.

En Puerto Rico el 4 de Julio se toma como día feriado no laboral, es una celebración «Federal», es decir, que se debe cumplir en toda la nación americana y en sus «territorios».

Vivo en Puerto Rico, y como es bien sabido, este país tienen una relación «especial» con los Estados Unidos.

Una relación que comenzó en 1898 al finalizar la guerra entre Estados Unidos y España en la cual esta última cedió los «derechos de propiedad» de la isla.

En lenguaje plano y sencillo, la isla simplemente fue tratada como Botín de Guerra.

Luego de muchos años de modificar y re-modificar el estatus quo de la isla, en 1917 se concede la ciudadanía estadounidense plena a los nacidos en Puerto Rico (casualmente el año en que estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial) y en 1952, según la historia oficial, la isla pasó a su estado político actual: Estado Libre Asociado o en inglés: Commonwealth.

Esta relación especial permite al país tener bandera, himno nacional y equipo olímpico pero no le permite tener una representación en la ONU por se «parte» de los Estados Unidos y tampoco le permite escoger que ciudadanos de otros países pueden visitar la isla (hay que solicitar visado a Estados Unidos).

Por eso es que al ver que en un lugar como Puerto Rico, que celebra la Independencia de un país que a todas luces es su colonizador no deja de parecerme una celebración paradójica.

Los colonizados celebrando la independencia del colonizador, parece no tener sentido pero en un lugar como este esa es la realidad.

Personalmente, creo que el mejor sistema de gobierno es aquel que le garantice el mayor bienestar y libertad posible en todos los aspectos a sus ciudadanos.

Nota: En la foto de arriba se ve un grupo de simpatizantes del Partido Independentista de Puerto Rico se reúnen en la Playa de Ocean Park el día de la Independencia de los Estados Unidos.

Otros artículos de interés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *