Venezolanos: Balseros del asfalto

Venezolanos: Balseros del asfalto

Al principio de la debacle socialista de Venezuela, los que tuvieron un poco de sentido común, visión de futuro y algo de medios económicos, tomaron la decisión de emigrar de Venezuela.

En el país, mucha gente los tildó de extremistas, miedosos o apátridas. El mejor ejemplo de esto fueron las reacciones e insultos que un documental aficionado de nombre Caracas ciudad de despedidas generó a lo largo y ancho de Internet.

Cuantas burlas generó este documental, ya es legendaria la frase “me iría demasiado” que catapultó al rango de culto a este video. Pero como dice el dicho, el que ríe al último ríe mejor.

De balseros del aire a balseros de tierra

Como lo mencioné al principio, la emigración venezolana en su momento atiborró los aeropuertos del país, en especial el aeropuerto de Maiquetía haciendo famosa aquella foto de los pies sobre el piso con la obra del artista venezolano Carlos Cruz Diez.

El inmigrante venezolano en el exterior fue visto por la mayoría de sus países receptores como uno de los mejores ya que la mayoría llegaba de forma legal y muy bien preparados a nivel profesional y académico, algunos incluso llegaban invirtiendo buenos capitales en el país receptor.

Fue en esa época que apareció el término “Balseros del Aire” para referirse a los venezolanos que emigraban de la socialista Venezuela.

Pero la decadencia de Venezuela poco a poco fue cambiando el perfil del inmigrante nacional. Los mal llamados balseros del aire correspondían en su mayoría a lo que quedaba de la clase alta y media venezolana.

Gradualmente, comenzaron a emigrar los de las clases mas bajas. La foto del piso de la obra de Cruz Diez en el aeropuerto Simón Bolívar se convirtió en un lujo cuando los mermados medios económicos solo permitieron emigrar por tierra.

Las fotos de los pies sobre el piso de cemento de la terminal de autobuses se convirtió en el nuevo icono. Ya no eramos los balseros del aire sino los balseros de tierra.

Venezolanos: Balseros del asfalto

Pero en Venezuela siempre se puede estar peor. La debacle ha sido tal que incluso emigrar por tierra usando medios de transporte terrestre normales se a convertido también en un lujo inalcanzable.

El poder adquisitivo del venezolano promedio no está en el piso, sino en el subsuelo y cavando mas profundamente con cada día que pasa.

La consecuencia de esto es que ya no es una emigración, es una huida desesperada. Ya no se va el hijo de clase media o alta, se va la familia entera del barrio pobre de la ciudad o del pueblo del estado al que no le llega nada y lleva pasando hambre meses y años.

Ya no se va el Ingeniero o el TSU, se va el que puede cargar su vida en un morral y caminar por días en cualquier clima. Porque ya no se sale del país por avión ni por autobús, se hace a pié.

¿Balseros del aire? ¿Balseros de tierra? esos so lujos para ricos. Ahora somos los Balseros del Asfalto.

El video anterior me dio la idea para este artículo y fue de donde extraje el término de Balseros del Asfalto. En el se muestra el realismo mágico en el que vive el gobierno socialista bolivariano de Venezuela y que pretende que el mundo se crea.

El video pertenece al canal de un venezolano que he seguido por algún tiempo, pero de esto hablaré en otro artículo.

Otros artículos interesantes

Acerca del Autor: Leslie J. Mc Curdy

Venezolano que decidió buscar su destino mas allá del Ávila, los bellos paisajes, las misses hermosas y los cuentos chinos. "Ubi Bene Ibi Patria".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *