Venezuela: Son todos comunistas hasta que se gradúan

Venezuela: Todos son comunistas hasta que se graduan

Cuando ser comunista en Venezuela era COOL

Mucho antes de que la sombra socialista cubriera Venezuela, recuerdo muy bien que las universidades, y muy en especial la Universidad Central de Venezuela, eran los sitios predilectos de las juventudes de izquierda.

El Che Guevara, Fidel Castro y demás personajes comunistas eran los héroes aclamados por los jóvenes y no tan jóvenes (profesores incluidos) dentro de la institución. Ser de izquierda y leerse El Capital de Friedrich Engels o El Manifiesto Comunista de su amiguito Karl Marx era lo cool.

CUBA bueno, Estados Unidos malo

Pero no solo en la Universidad Central pasaba esto, a nivel general recuerdo muy bien que Cuba era visto con buenos ojos por el venezolano promedio “la educación en Cuba es de primera, la medicina cubana es una de las más avanzadas del mundo” o “Cuba está como está por culpa del bloqueo” eran los slogans que comúnmente se escuchaban en las conversaciones donde el tema cubano se tocaba.

Por supuesto, mientras por un lado se alababa al sueño cubano por el otro se demonizaba al malvado demonio capitalista del norte, el odiado Tío Sam, lo que hacían con más énfasis si llegaban de la embajada de los Estados Unidos con su solicitud de visa denegada, ¡Malvados gringos, no me dejaron conocer a Mickey!

Recuerdo que al momento de las intentonas golpistas de Febrero y Noviembre, la figura de Hugo Chávez y su Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 o MBR-200 se habían convertido en las caras de la “Revolución” en Venezuela. Todo el mundo era revolucionario.

Son todos comunistas hasta que se gradúan

Años después ya entrada la adultez me dí cuenta de que ese corazón rojo rojito del venezolano tenía sus costuras. Regresando al tema de la UCV, era comun ver que una gran cantidad de estudiantes que durante su época universitaria eran rojos rojitos, usaban camisas del Che, boina y escuchaban a Silvio Rodriguez, apenas se graduaban, encontraban trabajo y recibían su primera quincena (en la época que mas o menos una quincena rendía para algo) su corazón rojo rojito se volvía verde dolarito. ¡Guao, me pagan por trabajar y el dinero es solo mio! era el despertar de un letargo para unos y la bienvenida a la realidad para otros.

Claro, es que “Todos comunistas hasta que se gradúan”. Frase que acuñé en la época y que sacaba a relucir cada vez que salía el tema de los Ñángaras y los izquierdistas de la UCV. Aunque años después, con el socialismo ya implantado en Venezuela confieso que me sorprendió al ver que había una oposición al chavismo de parte de un sector bastante numeroso de alumnos de la UCV.

¿Será que habían entendido que ser comunista y usar las camisas del Che era cool en la universidad pero ni de vaina era cool vivir bajo un gobierno socialista? creo que lo tenían entendido pero se lo tenían calladito, míralos pues.

Los comunistas de closet

Pero no todos los que salen dejan por completo su corazoncito rojo rojito, es que a veces la terquedad humana es algo serio. Tenía tiempo pensando en esto pero me lo puso en mejor perspectiva la siguiente imagen de un tweet que vi en mi muro de Facebook:

Las universidades estaban llenas de profesores "bohemios" y comunistas que soñaban con un poco de Cuba en Venezuela, cuando llegó emigraron.
Las universidades estaban llenas de profesores “bohemios” y comunistas
que soñaban con un poco de Cuba en Venezuela, cuando llegó emigraron.

Bernie Sanders el comunista millonario del imperio capitalista

Durante el proceso electoral de los Estados Unidos del 2016, de la que al final salió victorioso Donald Trump, vi unas cuantas cosas que me hicieron pensar.

En las redes sociales muchos compatriotas llenaban de elogios al pre-candidato demócrata Bernie Sanders, un hombre con una larga trayectoria política en los Estados Unidos siempre desde una óptica de izquierda, de hecho el se llama a si mismo un Socialista, aunque a veces algunos lo disfrazan como “Socialista Democrático” …si claro.

Es que lo de socialista se le queda corto. Solo basta escuchar algunos de sus discursos de campaña para ver como se le oscurecía la piel, le crecía una verruga y le caía una boina roja del techo ¿adivinan el personaje?.

Es decir, ¿te vas de un país al que el socialismo ha destrozado completamente, llevándolo al pasado por lo menos 100 años y del que tardaría en recuperarse décadas (si es que dicho gobierno cae y si es que el país de verdad quiere recuperarse) para llegar a los Estados Unidos y apoyar al primer candidato SOCIALISTA que te encuentras?

El chiste se cuenta solo, y es un chiste que no da risa. Creo que por eso el mismo Partido Demócrata le hizo un truco para no hacerlo su candidato oficial, dándole el puesto a Hillary Clinton, otra izquierdosa de closet y mucho peor que Bernie.

Lamentablemente, en muchas de las universidades de los Estados Unidos he visto con una cierta preocupación que estos “Socialistas de Universidad” has logrado puestos importantes y poco a poco se han estado haciendo con las instituciones. Pero eso ya es tema de otro post.

Otros artículos recomendados

Autor: Leslie J. Mc Curdy

Venezolano que decidió buscar su destino mas allá del Ávila, los bellos paisajes, las misses hermosas y los cuentos chinos. "Ubi Bene Ibi Patria".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *